Home Leyes de Consentimiento Tácito por Conducir en Estado Ebrio en Estados Unidos

Leyes de Consentimiento Tácito por Conducir en Estado Ebrio en Estados Unidos

Cuando los conductores en Estados Unidos solicitan la licencia de conducir, dan automáticamente un consentimiento a análisis químicos (incluyendo sangre y orina) para determinar un impedimento físico en caso de ser detenidos en la ruta por agentes de tránsito.

Debido a estas leyes de consentimiento tácito, la mayoría de los estados imponen penalidades -desde suspensión de la licencia de conducir hasta tiempo en prisión- a los conductores que rehúsan someterse a dichas pruebas.

Sanciones Jurídicas por Rechazo a Exámenes

De acuerdo a la Administración Nacional de Seguridad Vial (NHTSA), más del veinte por ciento de los conductores en Estados Unidos se niegan a someterse a pruebas químicas cuando se sospecha que están conduciendo en estado ebrio (DUI).  Las sanciones varían ampliamente entre los distintos estados, pero en general una persona que se niega a las pruebas está sujeto a la suspensión de su registro de conductor por un plazo de tiempo determinado, independientemente de recibir o no recibir una condena por el cargo de DUI.

En Tennessee, por ejemplo, negarse a dichas pruebas puede resultar en la revocación del registro por un año la primera vez y dos años por incidentes subsiguientes.

Otros estados aplican sanciones incluso más severas.  En California, si un conductor se niega a tomar el examen de sobriedad, se enfrentará a la de suspensión de su licencia por un periodo que varía entre 1 y 3 años, una multa de 125 dólares, y posible tiempo en prisión.

En Rhode Island, el conductor debe no solo pagar una multa y recibir la suspensión de la licencia,  pero también cumplir entre 10 y 60 horas de servicio comunitario por una primera ofensa.

Las sanciones por resistir someterse a las pruebas son altas en todo Estados Unidos, e incluso se incrementan si la persona es posteriormente hallada culpable de DUI.  

Más aún, si el conductor arrestado por un DUI se niega a la prueba de sobriedad, la fiscalía puede usar ese rechazo en su contra si el caso llega a juicio, argumentando que el rechazo es evidencia del conocimiento de su culpabilidad (“conciencia de culpa”). Los tribunales y los jurados tienen permitido considerar los argumentos de conciencia de culpa como parte del caso en contra de un defendido.

Sanciones No Jurídicas

Si un conductor se rehúsa a las pruebas químicas durante una detención del vehículo o un arresto, y su licencia es por consiguiente suspendida, también estará sujeto a sanciones impuestas por la compañía aseguradora del vehículo:  recargo de primas en el seguro o incluso su caducidad.

También pueden presentarse problemas con empleos futuros.  La gente que recibe cargos penales por rehusar someterse a las pruebas químicas pueden no conseguir empleo como resultado de la infracción penal que queda registrada y consta en la revisión de antecedentes al solicitar un empleo.

En suma, muchos de los estados están empezando a crear incentivos considerablemente disuasivos para forzar a los conductores a someterse a las pruebas químicas en una investigación de DUI. Sin embargo, negarse a someter evidencia a la policía o a los agentes de investigación, también puede reforzar las posibilidades de ganar su caso de DUI, a pesar de las sanciones adicionales que un rechazo conlleva.

No hay una regla universal sobre si un sospechoso de DUI debe o no debe someterse a las pruebas químicas, pero entender las leyes de consentimiento tácito en el estado donde reside le puede ayudar a tomar una decisión bien fundada.